Preguntas frecuentes

Sin bienestar la vida no es vida; sólo es un estado de languidez y sufrimiento
- Francois Rabelais -

¿Por qué la gente va a terapia?
La salud mental de las personas es también importante y necesaria para mantener nuestra salud física. Por ello, cualquier circunstancia que altere de alguna forma nuestro funcionamiento o cualquier problema que no nos permita mantener nuestro binestar, es una opción válida para consultar.
Las personas acuden a un psicólogo, no necesariamente por problemas relacionados con la presencia de patologías. En ocasiones, la  gente se encuentra en un momento de su vida en el que requiere de un apoyo. Quizás no se sientan a gusto con algún aspecto de su vida, sufran de ansiedad, depresión o han pasado por experiencias dolorosas. En ocasiones, también se acude a terapia para mejorar las habilidades sociales, trabajar la timidez, aprender a manejar conflictos, controlar la ira, manejar las emociones para que no sean éstas las que controlen a la persona... Y muchos otros motivos, todos ellos válidos.

¿Es normal tener vergüenza o sentirse incómodo por ir al psicólogo?
Es algo que se da de forma muy habitual. Mucha gente evita ir al psicólogo a pesar de necesitarlo, no hay que olvidar que aún hay muchos prejuicios sociales. Mucha gente no explica que acude. Al principio, muchas personas están nerviosas porque sienten vergüenza por los motivos de consulta y por no ser capaces de resolverlos. Son errores que se han de afrontar. Es importante  plantar cara todo ello viniendo a la primera visita, sobre todo cuando lo que se busca es el bienestar de uno mismo y los que le rodean. El profesional que le atienda podrá explicarle cualquier duda que tengas sobre ello y te ayudará a que aprendas a manejar esos sentimientos negativos que surgen en muchos otros momentos de nuestra vida. Al final, es aprender a valorarse por uno mismo y no por lo que los demás piensen, y buscar lo adecuado para lograr los objetivos que nos marcamos.

¿Acudir a un psicólogo implica que no soy capaz de dar respuesta a los problemas que me surgen?
Esta duda es natural entre las personas que se plantean mejorar algo en su vida o que consideran que algo no funciona como quieren que haga. Te presentan afirmaciones del tipo: "Resulta complicado e incómodo buscar apoyo", "Se supone que tengo que ser capaz de resolver esto por mí mismo", "Necesitar terapia es signo de debilidad"...
Efectivamente, a algunas personas les resulta difícil pedir apoyo. Pero las ocasiones en las que las personas lo requerimos en alguna esfera de nuestra vida es de lo más habitual, aunque quizás cuando hablamos de aspectos que quizás no estemos tan acostumbrados o que implican temas que no son tan tangibles, como ir al médico porque tengo un dolor de estómago desde hace varios días que no me permite llevar una vida normal, entonces parece que hablamos de cosas diferentes.
Por otro lado, lo que puede representar realmente un desafío, no es hacerlo solo, sino decidir enfrentarse a lo que nos surja y hacerlo de la mejor manera posible, recurriendo a lo que consideremos necesario. La personas requerimos de asesoramiento para abordar los diferentes retos, presentes y futuros. Y tenemos opción de optar y buscar nuestro bienestar y recuperar nuestro equilibrio, decidiendo aprender a hacerlo de la mejor manera posible, disponiendo de diferentes estrategias y herramientas que nos permitan optar por la solución que más nos satisfaga.


¿El psicólogo sólo trabaja sobre el pasado y los traumas?
Según lo planteado, y desde la orientación que sigo, no se trabaja exclusivamente sobre el pasado, sino también en el presente y el futuro. Aun así, en ocasiones es necesario evaluar muchos aspectos del pasado para llegar a entender pensamientos, emociones y conductas que la persona realiza en el presente y así poder trabajar sobre ello para mejorar los aspectos que se consideren en cada caso.
Además, no todas las personas que acuden a consulta han sufrido traumas a lo largo de su vida, que les ha llevado a presentar dificultades o problemas, sino que éstos se dan por otras circunstancias.

¿Cómo puede entonces ayudarme la terapia?
El objetivo de la terapia es lograr que la persona consiga sentirse diferente, según lo que busque. Ayuda a que la persona no se encuentre solo en esa búsqueda de aquello que le genera malestar de algún modo. Se aporta además un espacio para la persona, donde se pueda sentir a gusto, cómoda, y con la seguridad necesaria para poder trasladar todo aquello que necesita abordar para seguir adelante de forma positiva con su vida. Permite profundizar y elaborar tanto emocional como racionalmente, lo que le preocupa a la persona.

¿Una terapia es siempre larga?
No, depende de muchos factores, como el tipo de problemas, la frecuencia e intensidad del mismo, la disposición de la persona, su implicación en la terapia y la constancia, el confiar en que es posible provocar un cambio para mejorar, entre otros aspectos.
No todos los que acuden a terapia es porque presentan un problema grave, los motivos por los que se consulta son muy variados. En ocasiones, se acude para resolver dudas sobre un tema específico (por ejemplo, cómo abordar la pérdida de seres queridos con niños pequeños) o porque se quieren mejorar ciertos aspectos concretos de uno mismo, dentro del proceso de desarrollo personal o profesional de cada uno.

¿Cuántas veces tengo que ir?
Esto va a depender del motivo de consulta. El procedimiento que se sigue es realizar una sesión semanal durante el proceso de evaluación de forma que nos e dilate demasiado en el tiempo esta fase. Cuando ya se empieza con la intervención/tratamiento, según cómo esté afectando el problema en la vida de la persona, se verá junto con el paciente, la necesidad de realizar sesiones semanales o quincenales. A medida que se van logrando objetivos y el bienestar de la persona aumenta, las sesiones se van espaciando.

¿Cuánto dura una sesión?
La duración de cada sesión, tanto durante el proceso de evaluación como de tratamiento, es de 55- 60 minutos.

¿Cómo puedo saber si un psicólogo es adecuado para mi caso?
Uno de los aspectos que según los estudios es importante considerar es la relación paciente- terapeuta. Por lo tanto, asegurarse de que uno se siente cómodo con el profesional que tiene delante es fundamental.  Para ello, se puede responder a estas cuestiones:
  • ¿Cuando hablas con ese profesional, te hace sentir cómodo? ¿Sientes que te escucha? ¿Que te atiende?
  • ¿El tipo de orientación que sigue, su forma de trabajar, encaja contigo? Hay gente que busca sobre todo ser escuchado, otros prefieren que se les aporten tareas concretas que les permitan trabajar sus objetivos. Piensa en lo que quieres y pregunta para conocer cómo trabaja ese psicólogo.

Si tienes alguna pregunta más, utiliza este formulario o llama al 659453258

Share by: